viernes, 15 de septiembre de 2006

FALLACI Y EL ALIEN


Dos monstruos atacaban a Oriana: el cáncer físico y el cáncer moral de Occidente.
Pero su vida no ha pasado sin gloria merecida por su lucha contra el totalitarismo y el relativismo moral.
Esta valiente mujer, atea cristiana recibida por el Papa , (atacado como por ella, por llamar a la moderación entre los fundamentalistas islámicos, pero que tampoco está solo), dió verdaderas lecciones , más que de periodismo, de amor por la libertad, en su intenso recorrido profesional, como cuando preguntó al golpista revolucionario Ayatollah Khomeni 'cómo puede una mujer bañarse con el chador puesto'.
La periodista que fue calificada como una enviada de quienes no pueden decir 'no' en el mundo, se ganó el mérito de poder entrevistar a Yasir Arafat, Golda Meir, Indira Gandhi, Nguyen Van Thieu y Henry Kissinger, aunque nó al dictador monstruo de Birán.
Respetada por los defensores de la libertad, en sus últimos meses de vida se defendía de un juicio en el que ni el fiscal quiso participar.
La intolerancia hacia la opinion distinta quedó reflejada en este cuadro, donde la razón y la insumisión fueron decapitadas. Su libro 'La fuerza de la razón' ha sido propuesto, incluso, para estar incluído entre los textos de obligada lectura desde el bachillerato, lo que difícilmente hubiese admitido el stablishment.

Acusada de xenofobia y racismo, descalificada como 'cristiano-fascista' (¿¿¿) cuando fue precisamente lo contrario, Oriana se nos va pero quedan muchas mujeres valientes, como dijo Eduardo, ejemplos para que este mundo no continúe su recto camino hacia un infierno de cobardes.
Gracias Oriana.

Reflexión de Oriana Fallaci, publicada por Josep María Fábregas:
“(...) La Derecha obscena, la Derecha reaccionaria y obtusa, feudal, en Occidente ya no existe. O existe sólo en el Islam”.
Lo dirá fuerte, lo dirá con razón, pero es como una voz que clama en el desierto, según la opinión, a mi juicio descorazonadora,aunque participe en parte de ella, escrita en el Diario de las Estrellas.