domingo, 7 de mayo de 2006

QUIÉN LEE BLOGS


La clientela de los blogs ó bitácoras es un asunto recurrente no sólo entre los aficionados a esta práctica, tan joven para unos pero con solera para otros, sino también entre los tecnófobos y los contrarios a internet, que los hay.
Quién no ha escuchado alguna vez frases despectivas ó, por el contrario, laudatorias hacia este (cada vez menos) fenómeno de la posmodernidad¡
Se ha hablado y escrito mucho,-sobre todo en la blogosfera-, del (supuesto) dominio de los conservadores en los Estados Unidos y de los de 'derechas' en la España de hoy y, sin embargo, aún queda mucho por decir.
Navegando he asistido a un interesante, si bien incipiente, inicio de debate, necesitado, no obstante, de más datos y reflexiones.
En la información original , que parte de este sitio, ya hay dos comentarios que , por cierto, muestran que en general las réplicas pueden ser, en su justa medida, interesantes, como decía el 5 de mayo Ignacio, cachondo, 'con sus cosas', desde el otro lado de la galaxia.
En uno de los primeros añadidos de visitantes ya surgen dos afirmaciones,-nó datos-, que pueden servir para desarrollar sesudas tesis sobre el asunto: una, que los blogs están dominados por la derecha; dos, que en los Estados Unidos la comunicación política va por delante una década (no dice por delante de quien pero se supone).
Respecto de lo primero carezco de datos, aunque por simple observación, -siempre escasa dada la velocidad uniformemente acelarada de crecimiento del número de sites-, lo que sí he percibido es que en los anillos, redes y entramados de bitácoras 'izquierdistas' se produce un hecho similar al que también se observa en los blogs 'derechistas' y es que en unos y en otros se produce una, a mi juicio, excesiva, retroalimentación entre el blogger y sus comentaristas. La mayoría de las opiniones (en blogs, reitero, no en páginas web) se suelen pronunciar a favor del realizador de la bitácora. Claro que, si no es así, se produce la otra actitud extrema: los insultos, la ausencia de raciocinio bienintencionado (aunque sea erróneo), la ausencia de datos lo más correctos posibles (links, pdfs, referencias bibliográficas ó de autoridad...)...la politización (extrema) de la red...
En cuanto a la diferente madurez de la comunicación política está claro: si se compara con este país no hay más que recordar que mientras en doscientos y pico años en los Estados Unidos han convivido con una Constitución (más ó menos) respetada por todas las generaciones, en la 'piel de toro' las Cartas Magnas han sobrevivido como han podido.
Que pases una buena semana.

2 comentarios:

Ignacio dijo...

Es envidia
cuando empece a usar movil me llamaron fcha.era envidia
En una clase de doctorado en la facultad de historia, Valencia, un profesor de medieval (omito el nombre pero si quieres te lo digo) decia a sus alumnos "los ordenadores son fascistas, Internet es fascista y lo voy a demostrar cientificamente"
Un enchufado de uos treinta años,un imbecil.
Y ahora todos los bloggers somos neocons y nos pagan los necons americanos, sugiere dapena en el plural
¿a ti te ha llegado este mes el cheque de Langley?

Se traduce la ineficacia, la etulticia, la pereza mental, a terminos humanos: envidia, odio, ira, y a esto se le intenta dar rango de politica, de academia, de loq ue sea, peroe s asi de bajo.
Tranquilo, lo estamos haciendo muy bien. Vendran despues a pedirnos, si no nos desprecian, claro.

Eduardo Robredo Zugasti dijo...

Así es, como dices. Pero ¿ Qué hacer ? Internet ha resultado ser un lugar donde no nos encontramos, sino donde se da una "pseudo-especiación" (virtual), por usar una metáfora biológica. Nos distribuímos en nuevas "especies", de tribus, de bloggers (izquierdas o derechas) y terminamos leyéndonos a nosotros mismos.

Cuando escribes en un lugar más abierto y "generalista", lo que ocurre es que el público ni te lee bien, ni te comprende, ni ganas que tiene de comprenderte. Los de Periodista Digital tuvieron la amabilidad de invitarme a su zona blogger, y lo rehusé precisamente por eso; prefiero tener pocos lectores, pero que sepan lo que leen.

Saludos