jueves, 14 de diciembre de 2006

EN CAIDA LIBRE

Venía pensando desde el trabajo en las incongruencias de esa cosa llamada 'izquierdas'.
En concreto me dí cuenta de lo llamativo que resulta que mientras sus prebostes se expresan prohibicionistas del tabaco y de los fumadores, -como ZP y su cigarrillo a escondidas- y seleccionadores de hamburguesas XL ajenas - como Miss Sanidad-, tapan su apoyo por omisión al libre aborto.
Por vía de analogía podría traducir sus acciones como el gusto que muestran por controlar a los individuos como meros números de una estadística y bajo supuestos principios para el bien común,por un lado, mientras, por otro, maltratan al débil (en este caso mujer, aunque a muchos varones tampoco les satisface), a quien/es sugieren y facilitan que pase por el maltrago sangriento de un acto que,-ellos también lo dicen-,es doloroso. Acto que por cierto, por hacerse a escondidas, perdura en el sentimiento de culpa de la afectada y coopera en el mantenimiento de un velo social absurdo e hipócrita en torno al embarazo no deseado.
Si tan amigos del intervencionismo y el gasto de dinero público son, que dediquen más y más recursos a mantener a esas mujeres hasta que puedan desenvolverse por sí mismas mientras crían a sus hijos, al igual que se ofrecen inmuebles , trabajo y hasta dinero a maltratadas y agredidas.
Es un maltrato por parte del Bienestar Socialista no promover la vida de seres indefensos y, a la vez, maltratar la vida de personas maduras y conscientes.
Cierto y obvio es que hay prácticas, costumbres y atavismos que no suelen venir bien para la salud de determinadas personas (aunque hay fumadores con 90 años) pero estos rosirojos están llegando a puntos que se extralimitan más allá del sentido común y de la libertad individual. ¿Cómo se puede concebir con coherencia que mientras promueven la eutanasia, con arteras intenciones, a costa de derechos individuales y desde la inmoralidad, defiendan la prohibición de hábitos perjudiciales?Claro, que la 'derecha' también tiene algo que tapar...
Sí, parece ser que 'la izquierda' tiene su propia religión y no es precisamente promotora de alianza de civilización alguna, sino más bien de una represión que intenta disimular, a la vez que aplicarla en esta sociedad tan distraída, unas veces involuntariamente y otras por voluntad propia.

"Si es que se les ve el plumero con estas cosas por que en el fondo les mola amoldar el mundo a sus estrechas ideas, moral bárbara y su fondo de salvación terrenal inconclusa. Es que nos quieren salvar de nosotros mismos por que nos desprecian, somos basura, esclavos, sirvientes".




¡A sus órdenes¡