jueves, 4 de mayo de 2006

CHAVEZ, PERÓN, MUSSOLINI

Estaba leyendo un artículo de Luis Esteban G. Manrique en Política Exterior (P.E), número 110, marzo-abril 2006, titulado "El maestro del populismo, supervivencia de un mito político" y me ha recordado el último análisis de Eduardo Robredo sobre "La reinvención del Socialismo".
G.Manrique resume el libro "Perón:una biografía", de Joseph Page, Buenos Aires:Debolsillo, 2005, 710 págs, un fenómeno editorial en Argentina.
En el analisis, el redactor jefe de Informe Semanal de P.E. relaciona al populista presidente argentino con el actual caudillo venezolano, el coronel Hugo Chávez.
"La admiración de Chávez por Perón (...) viene de lejos", dice el autor del texto, que atribuye a un sociólogo argentino peronista, Norberto Ceserole (de quien se puede ver su catálogo aquí y a quien acusan de antisemita en el quinto párrafo de este sitio ) "(...)haber sembrado en el exgolpista la teoría de crear un movimiento cívico-militar".(...)"Pero algunas de sus teorías (de Ceserole) calaron hondo en las ideas de Chávez, como la de un poder concentrado, unificado y centralizado en un modelo que denominaba posdemocracia".
G.Manrique prosigue con que "Luis Miquilena, el mentor de Chávez hasta 2002, describió al caudillo venezolano al periodista argentino Andrés Oppenheimer (me 'suena' de EL PAIS) como (...)"Uno de los hombres más impredecibles que he conocido porque es temperamental,emotivo, errático. Como no tiene una ideología está hecho estructuralmente para la confrontación.(...)Chávez no es comunista, no es capitalista, no es musulmán, ni es cristiano. Es todas esas cosas,siempre que le garanticen quedarse en el poder...".
Agrega el analista: (...)Y la mejor manera de entender a Chávez es remitirse a su verdadero maestro y precursor:Juan Domingo Perón...El peronismo cuenta con el legado de sus rasgos autoritarios,corporativos y fascistoides, que Perón aprendió durante su estadía en la Italia de Benito Mussolini.
La personalidad de J.D.Perón, era cuando menos, digna de temor. escribe G.Manrique que "(...)la receta del esposo de Evita para mantener la cohesión del partido fue siempre la misma:predicar la unidad y practicar el caos. Con frecuencia solía repetirlo: "Es dentro de la confusión donde mejor nos manejamos y si no existe hay que crearla.El arte del político no es gobernar el orden, sino el desorden".
Más adelante, el autor continúa extrayendo del libro de Page "(...)La propia definición del peronismo de Perón lo subraya:"El peronismo se aprende, no se dice; se siente o no se siente. Es una cuestión del corazón, más que de la cabeza. Es una colocación ideológica que está en el centro, a la derecha ó a la izquierda según los hechos".



3 comentarios:

Eduardo Robredo Zugasti dijo...

No conozco mucho el peronismo, así que no puedo dar una opinión muy formada. De todos modos, tanto Perón, como ¡Mussolini!, como Chávez surgen del caldo ideológico socialista. Incluso Hitler, aunque el caso es diferente.

Chávez sí es socialista, un socialismo "indignomarxista", mixto, adaptado a las condiciones nacionales y culturales venezolanas; pero socialista. Otra cosa es que la izquierda europea tome alguna distancia, sobre todo por las "maneras" (evidentemente fascistoides) de Chávez. Pero esto la izquierda indefinida, zapateril, timorata; la izquierda "estalinista" radical y prístina está encantada y creo que a la expectativa de "sacar algo", y quizás volver a salir de las cavernas.

Anónimo dijo...

Socialismo y demagogia populista van unidos.

Global Risk Latinoamerica dijo...

Muy interesante articulo. Solo cabe comentar que Ceresole no solo es un fanático antijudio y antisemita, sino que uno de los principales blanquedores de imágen de los involucrados en el atentado al AMIA y con claros vínculos neonazis.

Es toda una historia este señor, y si ha sido él quien se ha transformado en confidente o ideólogo de Chávez, no nos extrañemos una agudización en el discurso radical con ribetes esta vez antijudios que agradan mucho a Irán.